La Luna

La Luna

La Luna, el satélite natural de la Tierra, ha sido una fuente de inspiración y de curiosidad para la raza humana a lo largo de su prehistoria y de su historia. Desde la más profunda antigüedad, miles de personas se han maravillado con sus cambiantes fases, preguntándose por su naturaleza y su origen.

Sin embargo, nuestra conceptualización de la Luna ha cambiado dramáticamente en la época que nos tocó vivir. Doce seres humanos han caminado por la superficie de la Luna para tomar fotografías, realizar experimentos científicos y buscar y traer muestras de rocas a la Tierra. Así mismo, un número aún mayor de naves exploradoras no tripuladas (robots) han llevado a cabo un escrutinio muy detallado de la Luna.

Gracias a éstos y a otros logros notables, la raza humana ha empezado a develar el misterio de la historia lunar. Hoy en dia, nuestro conocimiento de la Luna es más profundo y más amplio de lo que era hace apenas unas décadas y es más completo para la Luna que para cualquier otro objeto del Sistema Solar, con excepción de la Tierra.

La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Con un diámetro ecuatorial de 3 mil 474 km, es el quinto satélite más grande del Sistema Solar, mientras que en cuanto al tamaño proporcional respecto de su planeta es el satélite más grande: un cuarto del diámetro de la Tierra y 1/81 de su masa. Después de Ío, es además el segundo satélite más denso. Se encuentra en relación síncrona con la Tierra, siempre mostrando la misma cara hacia el planeta. El hemisferio visible está marcado con obscuros mares lunares de origen volcánico entre las brillantes montañas antiguas y los destacados astroblemas.

A pesar de ser en apariencia el objeto más brillante en el cielo después del Sol, su superficie es en realidad muy oscura, con una reflexión similar a la del carbón. Su prominencia en el cielo y su ciclo regular de fases han hecho de la Luna un objeto con importante influencia cultural desde la antigüedad tanto en el lenguaje, como en el calendario, el arte o la mitología. La influencia gravitatoria de la Luna produce las mareas y el aumento de la duración del día. La distancia orbital de la Luna, cerca de treinta veces el diámetro de la Tierra, hace que se vea en el cielo con el mismo tamaño que el Sol y permite que la Luna cubra exactamente al Sol en los eclipses solares totales.

La Luna es el único cuerpo celeste en el que el ser humano ha realizado un descenso tripulado. Aunque el programa Luna de la Unión Soviética fue el primero en alcanzar la Luna con una nave espacial no tripulada, el programa Apolo de Estados Unidos realizó las únicas misiones tripuladas al satélite terrestre hasta la fecha, comenzando con la primera órbita lunar tripulada por el Apolo 8 en 1968, y seis alunizajes tripulados entre 1969 y 1972, siendo el primero el Apolo 11 en 1969, y el último el Apolo 17. Estas misiones regresaron con más de 380 kg de roca lunar, que han permitido alcanzar una detallada comprensión geológica de los orígenes de la Luna (se cree que se formó hace 4 mil 500 millones de años después de un gran impacto), la formación de su estructura interna y su posterior historia.

oRegreso a Información General de la página de Josefo
oRegreso al principio de la página de Josefo